Muchas veces nos preguntáis cuáles son las mejores claves para organizar las mesas de los invitados, y aunque no existe la fórmula secreta para dar en el clavo, hay una serie de pautas que nos pueden ayudar. ¿Quieres conocerlas? 

Se acerca la fecha de la boda y una de las últimas cosas por hacer es organizar las mesas de las invitados. ¿Con quién pongo a mi prima? ¿Y a los hijos de mis amigos? ¿Y a mis amigas del colegio? En estos casos las dudas nos invaden, por lo que lo mejor es seguir una serie de pautas que nos ayuden a colocar a los invitados de la mejor forma posible. 

1.Mesas redondas

organizar mesas boda

Es el tipo de mesa que usamos para las bodas en el Castillo de San Luis son redondas, ya que es la mejor opción para incitar a los invitados al diálogo. Es la mejor forma de evitar que alguno de los invitados se siente en los extremos y se sienta distanciado del resto de personas en la mesa. Permite colocar a unos 8 o 10 invitados y que todos se puedan ver y hablar sin problemas. 

 

2. ¿A quién pongo en cada mesa?

Hay mesas que están muy claras, pero en otros casos hay dudas, sobre todo cuando un grupo es muy grande y no cabe en una sola mesa o cuando hay gente suelta que no sabes dónde colocar. A veces es inevitable crear mesas con los invitados que no pertenecen a un “grupo”, y en ese caso es mejor plantearse con qué invitado de la boda podría sentirse cómodo. Para hacer esta elección muchas veces es necesario tener en cuenta la edad, sexo, profesión, aficiones… Si das en el clavo, tu invitado se sentirá arropado durante toda la celebración. Además, si sabes que hay alguna mesa en esa situación, puedes tener el detalle de acercarte y prestarles un poco más de atención, presentarles, etc. 

 

3. ¿Dónde coloco cada mesa?

Lo primero es organizar la mesa nupcial, en la que suelen estar, además de los novios, los padres y hermanos, aunque puede variar en función de cuánta gente cabe en esa mesa. Una vez hecha la mesa principal, lo siguiente es decidir dónde van el resto de las mesas. A lo hora de organizar la posición de cada mesa, suele ayudar comenzar por las que tenemos más claro que queremos tener cerca, bien sean los familiares más próximos o los amigos más íntimos, que normalmente estarán más cerca de la mesa de los novios. Una vez organizadas las de las personas que quieres tener más cerca, puedes ir colocando el resto de mesas en orden. Otra buena opción puede ser hacer dos zonas, una con las mesas con la gente más joven, donde normalmente habrá más movimiento y ambiente, y otra con la gente más mayor, que será más tranquila. 

 

4. Una mesa para los niños

Si tus amigos van a acudir a la boda con sus hijos, no solo les harás un favor a ellos sentándolos en una mesa con el resto de los pequeños, sino que ellos se lo pasarán mucho mejor. Podrán jugar y divertirse durante todo el día y los padres podrán darse un respiro por lo menos durante el banquete. 

 

5. Seating plan

organizar mesas boda

Y llegó el momento final. Cuando por fin tengas claro el orden de las mesas y quién irá sentado en cada una, es el momento de ponerse manos a la obra y diseñar el seating plan. Se trata de un esquema en el que se mostrará a los invitados su ubicación. Facilitará a todos el momento de tener que sentarse en el salón y disfrutar del banquete. Estos elementos para indicar las mesas permiten dejar volar la imaginación y elegir diseños realmente bonitos y que se adapten a la esencia de la boda y podrá servir como otro elemento decorativo. 

 

EXTRA: Recuerda que aunque todos los invitados estén confirmados, conviene llamarlos entre tres y cuatro semanas antes para evitar sorpresas en la organización y que algún despistado se olvide de la fecha o se presente otro día…